Aprender a sentarse le da a su hijo una nueva perspectiva del mundo. Una vez que los músculos de su espalda y cuello están lo suficientemente fuerte para mantenerlo en posición vertical Una vez que haya comprendido dónde colocar sus piernas para evitar volcarse, no tardará mucho en conseguir arrastrarse, levantarse y caminar.